Quiénes
somos

andrés rico

Corredor de bolsa fugado de Wall Street que, para no perder la costumbre, se ha convertido en corredor empedernido de carreras de 10 kilómetros y muy pronto lo veremos en podios de maratones al lado de un par de nigerianos.
Nómada eterno para el que se debería considerar la posibilidad de sacar pasaportes de quinientas páginas y apartamentos con estantes para guardar decenas y decenas de pares de zapatos con los que camina el mundo entero que conoce y el resto que le falta por conocer.

andrés rico

humberto cadavid

Ciclista furibundo y fotógrafo frustrado, se retiró a su cueva atestada de libros y música y bicicletas para vivir al máximo su vocación de solitario impenitente y experimentador de recetas a base de tubérculos y leguminosas.
Decidió cambiar su cámara por sus ojos bien abiertos para asombrarse del mundo que mira a través de sus gafas eternas.

andrés rico

mariana ocampo

Su edad es un misterio, y cualquier conjetura a partir de su humor-apariencia-forma de vestir-temas de conversación resulta en el mismo punto de inicio: misterio.
Entusiasta de las historias detrás de cada producto que llega a sus manos, es un genio fugado de Colombia y muy bien recibido en la patria de Tin Tin, donde conserva su acento envolvente mientras se le ven enredando varios idiomas en una conversación.

andrés rico

juan camilo montoya

Extraña combinación de genio informático y alma antigua, quien conversa con Juan ha de estar preparado para una avalancha de soluciones inesperadas, anécdotas al mejor estilo Lewis Carroll y una combinación de deportes milenarios con uno que otro estrambótico.
Curioso de vocación y navegante de mundos diversos, tiene la facultad bien escasa de sorprender siempre y de renovarse a cada segundo.

andrés rico

luis felipe montoya

Traductor simultáneo de lenguajes de mundos paralelos (Físico-matemático-digital), es el perfecto políglota del siglo XXI y el perfecto candidato para protagonizar una historia de Murakami.
En el equipo cada vez estamos más convencidos de que su cerebro fue calibrado por un equipo de la Fórmula 1, a pesar de que no se encuentran registros en ninguno y de que lo niegue rotundamente.

andrés rico